La partida de bolos

GILLIS VAN TILBORGH
(Bruselas? 1625-1678)

Óleo sobre lienzo. 37,8 x 53 cm.  1670 ca. Registrado en el RKD

Nuestra obra es una bella escena de género con numerosos personajes. Sobre un fondo que muestra una humilde aldea, podemos ver un grupo de campesinos jugando una partida a los bolos, mientras charlan, beben y fuman de su pipa. Un momento de descanso y ocio donde los personajes no son representados de forma tosca, sino amable y divertida. Los bolos es uno de los juegos más antiguos de la historia, en el siglo XVII, estaba extendido a todos los segmentos de la población, y era uno de los pasatiempos más populares.

En primer plano, una dulce niña aparece sentada observando divertida a los mayores que parecen estar debatiendo sobre la partida, mientras la pequeña juega con la arena. Al fondo, aparece una señora mayor que sale por la puerta, seguramente alarmada por la conversación de los campesinos, la silueta de la mujer es magistralmente conseguida por el autor con una silueta casi desdibujada llena de claroscuro. Esta figura de la señora que se asoma por la puerta en muy repetida en las obras del autor, influenciado por su maestro David Teniers II.

Hay gran detallismo en la escena, que nos hace observar con detenimiento cada uno de los elementos que la componen, como por ejemplo, una mesa sobre la que se encuentra una jarra blanca y azul de porcelana, debajo una cesta de mimbre y una olla de barro cocido, la calidad de los elementos es verdaderamente excepcional.

La amable escena se representa con tonos cálidos, iluminados por un cielo azul claro, que aporta brillo a la obra. Los campesinos portan modestos ropajes con detalles de color rojo, azul y blanco, que contrastan con los ocres y marrones del fondo de la aldea. Las casas del humilde pueblo sirven como telón de fondo y, a la izquierda se desarrolla una perspectiva hacia una superficie de paisaje, gracias a las pequeñas edificaciones y árboles que aporta profundidad. Toda la escena está envuelta en una atmósfera suave y agradable.

Registrado en el RKD (Instituto Holandés de Historia del Arte)

 

Gillis van Tilborgh fue uno de los pintores flamencos más importantes del siglo XVII, especializado en retratos y escenas de género. Hijo y pupilo del pintor Gillis van Tilborgh (El Viejo), también estudió con David Teniers II (1610-1690). En marzo de 1654 aparece registrado como ciudadano de Bruselas y es por ello que se cree que nació allí, en el mismo año fue nombrado Maestro de la Guilda local de San Lucas de la cuál se convertirá en decano en 1663. En Junio 1666, fue encargado de la colección de pintura del Castillo Tervueren (Bruselas), residencia del gobernador de Habsburgo, cargo que ocupó anteriormente su maestro David Teniers II para el archiduque amante del arte Leopoldo Guillermo.

Por los escritos de la época, se sabe que Gillis van Tilborgh II dirigió un importante taller de pintura en Bruselas, donde sus pupilos se convertirían posteriormente en pintores muy destacados. En 1670 viajó a Inglaterra, hecho que documenta una obra en la que aparece la importante familia Tichborne dando limosna.

La producción artística de Tilborgh data de 1650 a 1671, ya en su época gozaba de gran prestigio y recibía encargos de las familias nobles más importantes . La temática de sus obras es muy rica, encontramos retratos de grupo, escenas de guardia, fiestas de pueblo, escenas de taberna, galerías de imágenes, etc. Sus escenas de género tienen una clara influencia de J. Van Craesbeck (1605-1654/1662) y D. Teniers II (1610-1690), en la que como este último se alejó de las descripciones tradicionales de los campesinos como groseros incultos hacia una percepción más idealizada. Sus retratos elegantes de familia se asemejan a los de Gonzales Coques (1614/1618-1684), con una gran riqueza cromática y detallismo, en las cuales a menudo introducía bellas alegorías.

Tras su estancia en el castillo Tervueren se especializó en la pintura de galerías o colecciones de arte, conocidas como kunstkammer, género característico de Amberes. Estas pinturas representan grandes salas elegantes en las que se exhiben obras de arte y objetos preciosos, tales como elementos científicos, especímenes naturales o joyas de gran valor. Algunas de estas obras contienen retratos de los propietarios y coleccionistas de arte o incluso, de los pintores. Las pinturas están cargadas de simbolismo y alegoría y son un reflejo de las preocupaciones intelectuales de la época, incluido el cultivo de la virtud personal y la importancia del conocimiento. Aunque en la obra de Tilborgh tiene una intención más alegórica que testimonial, como pone de manifiesto El estudio del artista (Copenhague, Statens Museum for Kunst) donde la figura del pintor ante el caballete actúa como una alegoría de la pintura.

Sus composiciones son muy cuidadas, manteniendo una gran armonía las figuras con el decorado, ya sea en interiores o bien al aire libre. Era conocido por su paleta equilibrada, dibujo exacto y habilidades compositivas. Creó un estilo especial en los retratos de grupo de la alta burguesía de su tiempo. En las escenas de género, las figuras son dibujadas con un carácter más desenvuelto, al estilo de David Ryckaert (1612-1661). El color y la luz son muy importantes en sus obras, tonos luminosos y cálidos, que crean una atmósfera especial en sus interiores. Tuvo numerosos alumnos como Jan van der Bruggen (1662) y Jean Frayenborch (1660), entre otros.

BIBLIOGRAFIA

– J. De Maere & M. Wabbes, Illustrated Dictionary of 17th Century Flemish Painters, p. 396, plates 1178, 1179.
– M. Díaz Padrón, y M. Royo-Villanova, David Teniers, Jan Brueghel y los gabinetes de pinturas, Madrid, Museo del Prado, 1992.
H, Vlieghe, Arte y arquitectura flamenca, 1585-1700, Madrid, Cátedra, 2000
– P. C. Sutton, Pinturas holandesas y flamencas: la colección de Willem Baron Van Dedem, Frances Lincoln ltd, 2002, p. 47
– R. Leppert, La vista del sonido: música, representación e historia del cuerpo, University of California Press, 1 de noviembre de 1999, po. 29–31
– Z. v. M, Theme & Becker, vol. 33, 1939, p.167
– A. Houbraken, De groote schouburgh der Nederlantsche konstschilders en schilderessen … zijnde een vervolg op het schilderboek van K. van Mander, vol. 1, 1718, p.222
– S. Speth- Holterhoff, Les peintre flamands de Cabinet d´amateurs …, París – Bruselas, 1957.
– F.C. Legrand, Les peintres flamands de genere …, Bruselas 1963, pag.160 -167
– Walther Bernt, The Netherlandish Painters of the Seventeenth Century, Vol. 3 pag. 117, plates 1180, 1181.
-E. Benezit, Dictionnaire des Peintres…, 1999, tomo 13 pag. 646.
– R. H- Wilenski, Flemish Painters, 1960, Vol. 2, pág. 670.

PROCEDENCIA

– Colección privada, Londres (Inglaterra).
– Colección privada, Zaragoza (España).

MUSEOS

Existen obras de Gillis van Tilborgh en las Colecciones de los Museos de las siguientes ciudades, entrte otras: Musèe de la Picardie, Amiens (Francia) – Museo Real de Bellas Artes, Amberes (Bélgica) – Museo Real de Bellas Artes, Bruselas (Bélgica) – Museo Boijmans Van Beuningen, Rotterdam (Países Bajos) – Statens Museum for Kunst, Copenhague (Dinamarca) – Hessisches Landesmuseum, Darmstadt (Alemania) – Musèe de la Chartreuse, Douai (Francia) – Staatl. Kunstsmlg, Dresde (Alemania) – University Collection, Glasgow (Escocia) – Kunstthalle, Hamburgo (Alemania) – Alte Pinacothek, Múnich (Alemania) – Museo de Bellas Artes, La Haya (Bélgica) – Alte Pinakothek, Mónaco (Mónaco) – Metropolitan Museum, Nueva York (EEUU) – Nàrodnì Galerie, Praga (República Checa) – Galleria Borghese, Roma (Italia) – Museo Hermitage, San Petersburgo (Rusia) – Museo de Bellas Artes, Dunkerque (Francia) – Bridgewater House, Londres (Inglaterra) – Museo de Bellas, Quimper (Francia) – Mauritshuis., La Haya (Bélgica) – Szépmüvészeti Museum, Budapest (Hungría), etc.

talia)

    Contactar con la galería sobre esta obra