El hallazgo de Moisés

CHRISTIAEN VAN COUWENBERGH
(1604 Delft – 1667 Colonia)

Óleo sobre tabla. 118 cm x 123,5 cm. 1655 ca. Firmado con anagrama C.B.F.

Nuestra obra representa el hallazgo de Moisés relatado en el Libro del Éxodo. El nacimiento de Moisés tuvo lugar cuando un indeterminado faraón egipcio ordenó a las comadronas que matarán a todo varón hebreo nacido, pero éstas por temor a Dios, no hicieron caso a tal petición.

Según el texto, Moisés era hijo de Amram, miembro de la tribu Leví y descendiente de Jacob, y su esposa, Jocabed quién, al dar a luz a Moisés, lo mantuvo escondido durante tres meses. Cuando ya no pudo ocultarlo más, lo colocó en una cesta y lo llevó al Nilo, donde el pequeño descendió río abajo.

La princesa egipcia Termutis, descubrió la cesta con Moisés dentro. La hermana mayor de Moisés, Miriam, que había seguido de cerca el paradero del pequeño, aconsejó a la princesa que encargara a una hebrea que amamantase y cuidase al niño. La hebrea que escogió la princesa Termutis fue casualmente, la madre de Moisés.

En nuestra obra, vemos representada a la princesa egipcia Termutis a la derecha de la composición, aparece desnuda y portando una tiara, acerca sus brazos al pequeño que se encuentra en la cesta llorando desconsoladamente. Alrededor, nos encontramos con varias sirvientas de la princesa, que aparecen también desnudas, llevando cántaros.

En el centro de la composición podemos observar a Miriam, la hermana de Moisés, que aparece explicando el hallazgo del pequeño a la princesa. Bajo ella, se encuentra una anciana de humildes ropajes, que podríamos pensar que se trataría de la madre de Moisés. Toda la escena transcurre sobre un fondo que representa la naturaleza y el río Nilo, protagonista en la historia.

Si observamos la representación de los personajes, captamos la importancia que le daba el pintor a plasmar el cuerpo desnudo y de un gran tamaño, además las carnosidades nos recuerdan claramente a Caravaggio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es de suma importancia que nuestro cuadro aparezca en el catálogo razonado del conocido historiador del arte alemán Wolfgang Maier-Preusker, especializado en pintura holandesa del siglo XVII.

Wolfgang, C. Maier-Preusker. Christiaen van Couwenbergh (1604-1667): Oeuvre und Wandlungen eines holländischen Caravaggisten. Catálogo razonado. 1991, pag.194, fig. 35, nota A5. Reproducido.

Además también aparece recogido por el “RKD”, el Instituto Neerlandés para la Historia del Arte, dedicado a la investigación del arte holandés.

Chistiaen van Couwenbergh fue un importante pintor del Siglo de Oro holandés. Nació en Delft en 1604, hijo de Gillis van Couwenbergh conocido platero, grabador y comerciante de arte de la ciudad de Mechelen, el cual se trasladó a Delft antes de 1604 donde contrajo matrimonio con Adriana Woutersdr Vosmaer hermana del famoso pintor de flores Jacob Vosmaer (1574-1641).
En 1622 Christiaen se trasladó a Utrech, donde permanecería durante un corto periodo de tiempo. Durante ese tiempo se mantuvo cercano al círculo de los grandes maestros caravaggistas holandeses, Dirck van Baburen (1595 – Utrech 1624) y Gerrit van Honthorst (Utrech 1592 – 1656), pintores muy destacados que viajaron a Italia donde conocieron numerosas técnicas. A su vuelta, crearon la Escuela de Utrech, muy influenciada por Caravaggio (1571-1610). Couwenbergh pasó dos años en la ciudad de Utrech, donde se interesó sobre todo por las técnicas caravaggistas que caracterizaban a estos dos grandes pintores.
En 1627, la documentación lo vuelve a situar en la ciudad de Delft, año en el que ingresó en la Guilda de San Lucas, en ese tiempo realizó un viaje a Italia donde aprendió de la técnica de los grandes maestros, como Caravaggio que luego influenciará a sus obras, sobre todo en la carnosidad y en la elección de los temas tratados, que en general, tenían que ver con escenas bíblicas e históricas. De regreso de su viaje a Italia, se instaló en La Haya en 1647, donde se unió a la Confreire Pictura, un club de artistas que no estaban satisfechos con los preceptos del Gremio de San Lucas de la ciudad de La Haya. En el año 1649 fue diacono en una iglesia en la misma ciudad.
Se especializó en grandes alegorías históricas y religiosas, que normalmente representaba en formatos grandes, para la decoración de las mansiones de la nobleza de la época. A menudo sus obras, representaban desnudos de tamaño natural.
Su carrera artística no se limitó en pinturas, sino que también realizó dibujos, grabados e interesantes tapices. Entre su clientela destaca Frederick Henry, príncipe de Orange, que adquirió numerosas obras para la decoración de Huis ter Nieuwburg, palacio del príncipe que se encontraba en la ciudad de Rijswijk (Holanda). Fueron numerosos los encargos solicitados de sus obras, ya que en su tiempo alcanzó una gran relevancia y fama entre la alta nobleza.
Más tarde, entre 1654-1656 se mudó a Colonia, donde finalmente falleció.

BIBLIOGRAFIA

  • Wolfgang, C. Maier-Preusker. Christiaen van Couwenbergh (1604-1667): Oeuvre und Wandlungen eines holländischen Caravaggisten. Catálogo 1991, pag.194, fig. 35, nota A5. Reproducido.
  • Arnold Houbraken. De groote schouburgh der Nederlantsche konstschilders en schilderessen, 1718.
  • Bredius, ‘Het schildersregister van Jan Sysmus, Stads Doctor van Amsterdam. II’, Oud-Holland 8 (1890), p. 217-234, esp. 223-226
  • Wichmann, ‘Mitteilungen über Delfter Künstler des XVII. Jahrhunderts’, Oud-Holland 42 (1925), p. 60-71, esp. p. 63-65
  • N. Nicolson, ‘Caravaggio and the Netherlands’, The Burlington Magazine 94 (1952), p. 247-252
  • Brière-Misme, ‘L’énigme du maître C.B.’, La Revue des arts 4 (1954), p. 143-152
  • de Coo, ‘Christiaen van Couwenberghs endgültiger Einzug in die kölner Kunstgeschichte’, Wallraf-Richartz-Jahrbuch: Westdeutsches Jahrbuch für Kunstgeschichte 27 (1965), p. 409-412
  • C. Maier-Preusker, ‘Christiaen van Couwenbergh (1604-1667). Oeuvre und Wandlungen eines holländischen Caravagigisten’, Wallraf-Richartz-Jahrbuch: Westdeutsches Jahrbuch für Kunstgeschichte 52 (1991), p. 163-236
  • Dufais, ‘Christiaen van Couwenbergh’ (biographical part], in: A. Blankert et al, Hollands Classicisme in de zeventiende-eeuwse schilderkunst, (exh.cat.Rotterdam/Frankfurt a/M), Rotterdam 1999, p. 156-158
  • W. Robinson, ‘The Abrams Album: An Album Amicorum of Dutch Drawings from the Seventeenth Century’, Master Drawings 53 (2015), p. 3-58
  • Wright, C. Dutch Painting in the Seventeenth Century. Images of a Golden Age in British Collections. Lund Humphries, 1989, p. 179.
  • Bernt, Walter. The Netherlandish Painters of the Seventeenth Century, Phaidon, 1970. Vol. I, pag. 27.
  • Liedtke, Walter A. The Metropolitan Museum of Art New York, Vermeer and The Delft School, Catálogo, 2001.

 

PROCEDENCIA

  • Colección privada, Italia.

 

MUSEOS

Existen obras de Christiaen van Couwenbergh en las colecciones de los museos de varias ciudades, entre otras: Museum Kunstpalast, Düsseldorf, Alemania –  Kunsthaus, Zürich, Suiza –  Gemäldesammlung der Universität, Göttingen, Alemania – Musée des Beaux-Arts, Estrasburgo, Francia – Galerie d’Arenberg, Bruselas, Bélgica – Dordrechts Museum, Dordrecht, Países Bajos.

Contactar con la galería sobre esta obra